Diferentes módulos en muebles de cocina



La cocina es la habitación de la casa que más suele sufrir de remodelaciones y cambios. Cuando quieras hacer nuevas planificaciones en la colocación de electrodomésticos y muebles de cocina, es posible que optes por agrupar cada cosa por medio de módulos de almacenamiento y trabajo. Es una excelente opción para unir elementos hasta conformar la nueva estructura de la cocina. De este modo tendremos módulos especiales para colocar el frigorífico, la lavadora, los cajones, las puertas, la vitrocerámica... y todos ellos contribuirán a optimizar la funcionalidad del espacio.

Tipos de módulos de cocina

Cada módulo debe estar diseñado para contribuir a la funcionalidad de la cocina, incluyendo el propio espacio que necesitamos para trabajar y pasar de un sitio a otro. A continuación, te detallamos los principales tipos de módulos para muebles de cocina.

- Muebles altos. Estarán empotrados en la pared con varias repisas que quedarán ocultas por una puerta. Su fondo es variable, aunque lo habitual suele ser de 35 cm. Y su altura está entre 70 y 90 cm.

- Muebles bajos. Su estructura incluye estantes y unas patas en su base tapadas por un zócalo. Además, en ellos es donde irá colocada la encimera. Su fondo debe ser de 60 cm y su altura con patas quedará a unos 85 o 90 cm.

- Columnas. Estas estanterías altas y estrechas sirven para completar los espacios que quedan entre los electrodomésticos u otros módulos y una pared. Tendrán unas patas de soporte y, por lo tanto, un zócalo que las oculte. Su altura suele depender de la de los muebles altos. Son perfectas como almacenaje.

Existe la posibilidad de contar con módulos móviles, como son las islas de cocina. Estas islas centrales pueden ser fijas o móviles. Pueden servir de almacenaje, ser zona de cocción, de trabajo, o incluso una lugar donde tener agradables charlas con familia y amigos bebiendo un buen vino.

Pidenos presupuesto sin compromiso

Contactaremos contigo lo más pronto como nos sea posible.