Utilizar el espacio de la forma más eficiente en una cocina de tamaño reducido puede volverse complicado si no tienes en cuenta algunos trucos fundamentales.

Para empezar, para que la estancia no resulte demasiado agobiante es importante decorar la cocina de forma que consigamos ampliar ópticamente el espacio. Para ello hay que jugar con la luz natural y los colores, dando preferencia al blanco y a otros tonos claros que reflejen la luz.

Una vez has conseguido que la cocina resulte cómoda, vas a necesitar aprovechar bien el espacio para almacenar todo el menaje y la comida. En este caso, las paredes son las mejores aliadas cuando los muebles de cocina se quedan pequeños.

Estantes y colgadores son complementos excelentes para conseguir más hueco del que ofrecen las alacenas o las superficies de las encimeras. Así tendrás espacio de sobra para cocinar, sin tener que estar moviendo constantemente tus objetos.

Cómo aprovechar el espacio en la cocina

Muebles multifunción: la clave definitiva

Aunque, sin ninguna duda, la mejor manera de tener todo lo que necesitas en tu cocina es hacerte con muebles de cocina que sirvan para distintas funciones.

Las alacenas, por ejemplo, pueden servirte para guardar todavía más cosas si instalas unos pequeños estantes en la puerta. Es la mejor forma de guardar cosas pequeñas, como las especias o el café. De la misma manera, puedes aprovechar los laterales de los muebles más altos para poner algún colgador.

Otra opción son las mesas abatibles. Se puede hacer de diversas formas. Una de ellas es colocar una extensión en la encimera, para conseguir más espacio para cocinar. Pero también puedes optar por poner una mesa para comer con los laterales abatibles, así es posible hacer las comidas principales en la cocina sin ocupar demasiado espacio.

Siguiendo estos trucos conseguirás tener una cocina muy cómoda y de diseño, independientemente de cuál sea su tamaño.

Pidenos presupuesto sin compromiso

Contactaremos contigo lo más pronto como nos sea posible.